Cobardías en pretextos

Esa angustia, muy de estos tiempos de no estar al otro lado donde sí.
Estando donde no, prostitutos en busca de recursos para necesidades no necesarias. Mercados impúdicos repletos de relojes en tiempos sin tiempos. El infundio como modas forzadas en caminos fácilmente impuestos, zonas de confort nocivas, falaces. Nómades a la caza de subjetividades en oposición destructora, inconscientemente consciente, conveniente y convenida al mundo exterior. Cobardías en pretextos que te distancian de culpas. Valen más las reputaciones que las conciencias. El odio en blasfemias consentidas cómodamente pagaderas 12 cuotas sin intereses. Humanidad de poca monta, que esconde bajo la alfombra las heridas, que no son más que las marcas de la vida y que sacan a la luz eso que somos.
Querer ser… y no ser… obscena competencia, nos atormenta la finitud quimera acuciante del hombre posmoderno.
No quiero formar parte de esta partida donde la farsa rige las reglas impuestas.
Prohibición implícita de enamorarse y de convertirse en un ser inconscientemente irracional, rompiendo conscientemente el orden racional de la existencia.Vergüenza a un Te quiero. A mirarse a los ojos. No hay tiempo. “Ismos” que nos acercan a abismos, cornisas de vértigos que nos alejan del Otro. Inconsciente colectivo que nos aleja de la poesía porque despeina a los imbéciles, les rompe el orden.
Cada soplo en el tiempo, inevitablemente nos convierte en ayeres pintando potenciales mañanas….¡Dádiva súbita de nuestra existencia, obscenamente insertos en un sistema que nos corroe!….
Vida de viejos patrones de renunciaciones. Somos tan distintos y eso cobra valor en sí mismo… el problema es ser distantes.

Poder caminar nuestro universo, perverso genio maligno Cartesiano vacío, construido en ausencias, con los ojos bien abiertos como mirando sin miedo nuestra propia muerte.
La cercanía constante de la muerte y la finitud de nuestros días es una invitación a tomar un café con la vida que eternamente postergamos para un mañana… que quizás no sea.

Adhuct Stantes.

Jorge Adrián Hernández
22 de Noviembre de 2016

Anuncios

Un comentario Agrega el tuyo

  1. avogadro josé carlos dice:

    Me gusta su poema de denuncia frente a nuestros espejos,gracias

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.